martes, 24 de enero de 2012

OLAM: El Planeta de los Elohim

Por Xentor Xentinel


A partir de 1842, Joseph Smith, «Profeta» del Mormonismo, enseñó que Yahweh era un dios de carne y hueso que habitaba un lugar físico del Universo que, según él, los antiguos egipcios llamaban Kólob. Según él, Yahweh era uno más de los Elohim, palabra que, en nuestras Biblias, suele traducirse como «Dios», pese a ser una palabra plural. Smith enseñó que esta palabra debería traducirse como «Dioses».

A partir de 1973, Rael, un hombre que se presenta como «Profeta de los Elohim», comenzó a enseñar que los Elohim vienen de un Planeta ubicado en las afueras de nuestro Sistema Solar, más allá de Plutón.

Si bien ambos fundadores de sectas modernas merecen muy poca credibilidad en los Encuentros Divinos que alegaron haber tenido, parecen haberse acercado notablemente a la verdad en los puntos citados. Lo que ninguno de ellos sabía, es que la Biblia parece hablar del Planeta de los Elohim, usando un nombre propio para referirse a él.

Algunos pasajes de la Biblia sitúan el Trono de Yahweh en un lugar llamado Olam, palabra que suele traducirse como «Eternidad», «Eterno», «Imperecedero», «Para Siempre», o «Por Siempre»; pero cuyo significado literal es «Desaparecido» u «Oculto». Para el erudito Zecharia Sitchin, este Olam es el mismo lugar que los egipcios llamaban el «Planeta de los Millones de Años», o «Planeta Imperecedero» de donde venían sus Dioses; es decir, Nibiru, el Planeta X.

El Olam era un lugar que se consideraba que existía físicamente: En Deuteronomio (33:15) y en el Libro de Habacuc (3:6) se habla de las «colinas de Olam». Isaías (33:14) hace referencia a las «fuentes calientes de Olam». Jeremías (6:16) menciona los «senderos de Olam» y (18:15) los «caminos de Olam», y llama a Yahweh «Rey de Olam» (10:10), al igual que en Salmos 10:16. En los Salmos (24:7-10) se habla de las «Puertas de Olam», que debían abrirse y recibir al Señor Yahweh cuando éste llegaba en Su Kabod, o «Gloria»: la Nave Espacial que describe Ezequiel.


PASAJES BÍBLICOS SOBRE OLAM

A continuación, pasamos a citar los pasajes bíblicos que hablan del Olam:

  • «Había Nefilims en la Tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de los Elohim a las hijas de los terrestres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde Olam fueron los varones del Shem» (Génesis 6:4).
  • Como ya explicamos en nuestro artículo «Génesis 6», la palabra hebrea NEFILIM (mal traducida como «Gigantes»), significa en realidad, «Descendidos», o «Los Que Descendieron», siendo equivalente al término sumerio Anunnaki («Los Que Descendieron del Cielo a la Tierra»); y la palabra ADAM, traducida como «hombres», significa literalmente, «Los de la Tierra», «Los Terrestres». En cuanto a la palabra SHEM, tanto en hebreo como en sumerio, significan «Fama», «Prestigio», «Nombre», o «Renombre»... Pero en sumerio era también el nombre de las Naves Voladoras de los Dioses. Unos vehículos cónicos y alargados, en forma de cohetes.

  • «Debe ser circuncidado el nacido en tu casa, y el comprado por tu dinero; y será mi pacto en vuestra carne como Pacto de Olam» (Génesis 17:13).
  • Curiosamente, el término circuncisión, en hebreo, es MUL, la misma palabra que en sumerio significa «Lumbrera», «Astro», «Planeta», o «Estrella». Así que, resulta que la Circuncisión es una «Señal de las Estrellas», y es el «Pacto de Olam». Muy interesante...

  • «Y plantó Abraham un árbol tamarisco en Beerseba, e invocó allí el nombre de Yahweh, Elohim de Olam» (Génesis 21:33).

  • «A José dijo [Moisés]: "Bendita de Yahweh sea tu tierra, con lo mejor de los cielos, con el rocío, y con el Abismo que está abajo. Con los más escogidos frutos del Sol, con el rico producto de la Luna, con el fruto más fino de los montes de Olam"» (Deuteronomio 33:13-15).

  • «Yahweh es Rey Eterno de Olam. De su tierra han perecido las Naciones» (Salmos 10:16).

  • «Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, y alzaos vosotras, Puertas de Olam, y entrará el Rey del Kabod. ¿Quién es este Rey del Kabod? Yahweh, el fuerte y valiente; Yahweh el poderoso en batalla [...]; Yahweh, el Señor de los Ejércitos. Él es el Rey de Olam» (Salmos 24:7-10).

  • «Tu trono está establecido para siempre, de Olam eres tú» (Salmos 93:2).

  • «¿Quién de nosotros morará con el Fuego Consumidor? ¿Quién de nosotros habitará con las fuentes calientes de Olam?» (Isaías 33:14).
  • Este pasaje resulta muy interesante, ya que nuestras Biblias tradicionales ponen «Llamas Eternas», donde, según el erudito Sitchin, se habla de las «fuentes calientes de Olam». También se habla del «Fuego Consumidor», todo lo cual nos recuerda al famoso Infierno de la doctrina cristiana.

    Sin embargo, según Sitchin, en Nibiru hay volcanes en permanente erupción. ¿No será que hemos malinterpretado todo este tema del Infierno, y el «Castigo Eterno», se trata en realidad, del «Castigo de Olam», es decir, el ser arrojado físicamente a los Ríos de Lava de Nibiru, en algún momento futuro?

  • «Yahweh es el Dios de Olam» (Isaías 40:28).

  • «Os haré morar en este lugar, en la tierra que di a vuestros padres de Olam a Olam» (Jeremías 7:7).
  • Esta expresión «de Olam a Olam», que en nuestras Biblias se traduce como «para siempre», se refiere a un muy extenso período de tiempo. Creemos que se trata del Shar, la Unidad de Tiempo de 3.600 años de los Dioses.

  • «Más Yahweh es el Elohim Verdadero: Él es Elohim vivo y Rey de Olam. Ante su ira tiembla la Tierra, y las Naciones no pueden sufrir su indignación» (Jeremías 10:10).

  • «Porque mi pueblo me ha olvidado, entregándose a lo que es vanidad, y ha tropezado en sus caminos, en las Sendas de Olam, para que camine por sendas y no por camino transitado» (Jeremías 18:15).

  • «Volveos ahora de vuestro mal camino y de la maldad de vuestras obras, y moraréis en la tierra que os dio Yahweh a vosotros y a vuestros padres de Olam a Olam» (Jeremías 25:5).

  • «Así dijo Yahweh: "Deteneos en los caminos, y mirad, y preguntad por las Sendas de Olam, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra Alma"» (Jeremías 6:16).

  • «Tú, Yahweh, estás entronizado en Olam, perdurando a través de las eras» (Lamentaciones 5:19).

  • «Su Kabod cubrió los cielos, y, y la tierra se llenó de su Alabanza. Y el resplandor fue como la luz. Rayos brillantes salían de su mano, y allí estaba escondido su poder. Delante de su rostros iba mortandad, y a sus pies salían carbones encendidos. Se levantó y midió la tierra; miró e hizo temblar las gentes. Los montes de Olam fueron desmenuzados, los collados de Olam se humillaron» (Habacuc 3:3-6).
  • No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada