martes, 19 de mayo de 2015

¿Están vivos los tripulantes del Challenger?

Por Xentor Xentinel


Una reciente Teoría de Conspiración expuesta en el Foro de Internet cluesforum.info postula que la NASA arregló todo para que el Challenger explote en 1986, y que los que se suponía que iban a ser sus tripulantes no estaban adentro, y siguen vivos, aunque ocupando otros cargos, retirados de la NASA. Y hay imágenes que pretenden demostrar esto.

Los antecedentes de esta teoría la encontramos en el libro «El Challenger Revelado: Relato de una fuente interna de cómo la Administración Reagan causó la más grande tragedia de la Era Espacial» (2007), de Robert C. Cook, analista de recursos para los cohetes de combustible sólido de la NASA.

En palabras de Cook, «la NASA encubrió la razón de por qué el Challenger explotó... Éste estaba predestinado a explotar, debido a que tenía una serie de fallas técnicas que hacían imposible el éxito de esta Misión». Y es que «Ronald Reagan presionó a la NASA para que el Challenger fuera puesto en órbita. La NASA se lo negaba, pero por temas económicos tuvo que realizarlo de igual forma».

Según Cook, la Administración Reagan presionó muy fuerte para que la NASA lanzara la Misión 51L, antes de que estuviera lista. En consecuencia, a los 73 segundos del despegue, el Transbordador explotó, matando a siete personas y dejando a una nación traumatizada. Cook afirma que fue el primero en advertir de una posible falla catastrófica. Su nota, que detalla las preocupaciones y advertencias de los constructores de cohetes de la empresa Morton Thiokol, fueron ignorados por los principales funcionarios de la NASA y los miembros del Gobierno.

Como consecuencia de la explosión, la NASA lanzó una investigación para «descubrir» la causa de la catástrofe. Aunque dentro de la NASA no había certeza absoluta sobre el advertido fallo de las uniones en forma de anillo, se inició un encubrimiento proclamando públicamente que la causa de la explosión era desconocida. Una Comisión Investigadora del Gobierno perpetró la misma mentira. Y cuando Richard Cook vio que la Comisión no estaba interesada en la revelación de la verdad, él filtró los documentos de advertencia sobre las uniones de anillo al New York Times.

Su artículo desató una cascada de revelaciones sobre los acontecimientos que condujeron al desastre, incluyendo revelaciones de los ingenieros de Morton Thiokol que habían tratado de detener el lanzamiento. Por ejemplo, la declaración del ingeniero Roger Boisjoly, dejó atónita a la Comisión: manifestó que sabía que las temperaturas bajo cero de aquel día podían poner en peligro la Misión.

Doce o trece horas antes del despegue, Boisjoly trató de detener el lanzamiento. Basándose en pruebas de un lanzamiento anterior, recomendó expresamente no lanzar el cohete con esas gélidas condiciones ambientales, porque habían unas uniones en los cohetes que se deformaban a temperaturas inferiores a los 12 grados, y en consecuencia, el Transbordador podría explotar en el aire. Ante esto, los gerentes de Thiokol aconsejaron a la NASA no efectuar el lanzamiento, pero ésta consideró las pruebas como no concluyentes.


DE LA CONSPIRACIÓN ENCUBRIDORA A LA CONSPIRANOIA PURA

La Teoría de Conspiración llega a un nuevo nivel el 2015, cuando aparece en Internet una serie de fotografías que pretende demostrar que los tripulantes de Challenger continúan vivos y que, por lo tanto, no se encontraban en el Challenger en el momento de la explosión. ¿Acaso la NASA había realizado un montaje, lanzando un Transbordador vacío y dejando que estalle en el aire, para librarse de las presiones de la Administración Reagan?

La NASA había sido encargada de enviar satélites militares al espacio, y había quedado en realizar dos lanzamientos mensuales, pero a duras penas lograba hacer uno cada 3 a 6 meses. Finalmente, tras la explosión del Challenger, la imagen del Presidente Reagan cayó al suelo.

Para añadir más misterio al asunto, también se dice que la transmisión del despegue del Challenger, no fue tan en vivo como se hizo creer al mundo, sino que habría habido un desfase de no menos de 5 minutos...

Ahora vamos a las fotografías de los astronautas, que supuestamente seguirían vivos en Estados Unidos:


Conocido como el piloto del Challenger, Michael J. Smith tenía el mismo nombre que un hombre idéntico a él, que actualmente es profesor de ingeniería en la Universidad de Wisconsin. Además, se dice que el currículum de este profesor indicaría que trabajó en la NASA, sin especificar en qué.


El Comandante Richard Scobee tiene el mismo nombre y apariencia del director ejecutivo de una empresa de cohetes. En el currículum del director ejecutivo también se menciona el haber trabajado en la NASA, sin especificar en qué.


La piloto Sharon McAuliffe, tiene el mismo nombre y apariencia de una abogada de la Universidad de Siracusa especializada en derecho aeroespacial, que ha escrito artículos sobre el tema.


La astronauta Judith Resnik tiene el mismo nombre y apariencia que una profesora de derecho de la Universidad de Yale. También ella muestra en su currículum un paso no especificado por la NASA.

A continuación, un video del programa de televisión «Así Somos», exponiendo esta teoría:




EL PUNTO DE VISTA ESCÉPTICO

Para los escépticos, lo que se hizo fue simplemente «googlear» imágenes de personas que tuvieran los mismos nombres que los tripulantes del Challenger, hasta encontrar a personas, hasta encontrar personas que se parezcan idénticas. El caso de Michael J. Smith parece extraordinario, pero, por otra parte, es un nombre muy común, y entre todas las fotos de prsonas llamadas así que se puedan encontrar, no debe ser muy difícil encontrar una que se vea idéntica.

En el caso de Richard Scobee, el piloto del Challenger se llamaba en realidad Francis Richard Scobee. No sabemos cuál es el nombre completo del Scobee actual. En Estados Unidos hay también un brigadier general llamado Richard Scobee.


En el caso de Sharon McAuliffe, la astronauta del Challenger se llamaba en realidad Sharon Christa McAuliffe, mientras que la profesora de leyes se llama Sharon A. McAuliffe. Cambia el segundo nombre.


En el caso del astronauta negro, su nombre era Robert McNair. La foto puesta a su derecha sólo tiene el mismo apellido, pero diferente nombre. Se trataría, en realidad, de su hermano, Carl McNair.


Por último, en el caso del astronauta oriental, Ellison Onizura, sólo se trata de un comparativo con otro oriental con el mismo apellido, pero diferente nombre.




Y SIN EMBARGO...

Puede que estas fotos no serían más que un cúmulo de coincidencias forzadas, pero aún así, puede que los tripulantes del Challenger estén vivos de todos modos. Según Contactados como Sixto Paz, una Nave de la Federación Galáctica habría rescatado a la tripulación en una fracción de segundo antes del estallido del Challenger. Habrían sido llevados a Ciudad Confraternidad, en Ganímedes, satélite de Júpiter colonizado por Humanos de Orión hace mucho tiempo.


Dicha ciudad estaría conformada entonces por unos 12.000 habitantes, todos terrestres o descendientes de terrestres llevados allá en los últimos 300 años. A partir de Agosto de 1987, y hasta Diciembre del 2012, los habitantes de Ciudad Confraternidad —incluyendo los astronautas del Challenger—, habrían ido siendo devueltos gradualmente a la Tierra para servir en la Misión por la Humanidad.

También los habitantes de la Isla Friendship fueron capaces de anticipar en unos 30 minutos la explosión del Challenger en una comunicación con Octavio Ortiz. Esto nos indica que otras civilizaciones sabían y estaban muy al pendiente de lo que iba a ocurrir. ¿Con el fin de actuar y rescatar a los tripulantes?

Así las cosas, ¿Puede que al menos alguna de las fotos comparadas corresponda efectivamente a uno de los tripulantes del Challenger? ¿O tal vez fueron reintroducidos a la sociedad terrestre bajo nombres diferentes, para no ser reconocidos? ¿Pudo la Congregación Friendship haberse encargado de estas operaciones?

¿Habrían pasado los tripulantes del Challenger una temporada en la Isla Friendship antes de volver a la sociedad terrestre que habían dejado en 1986?...

2 comentarios:

  1. Sumamente interesante, me agradó bastante lo que expones... continúa así =)

    ResponderEliminar
  2. Wow! Que interesante,muchas gracias por la información

    ResponderEliminar